Foros de discusión
Autor Mensaje

<  Cajón de-sastre  ~  Juan Velarde Fuertes, Socio de Honor de Amisalas

ami_presi
Publicado: Sab Abr 19, 2014 9:45 pm Responder citando
Registrado: 26 Sep 2006 Mensajes: 339
Juan Velarde Fuertes es uno de los personajes más destacados que dio nuestro concejo. Por tal motivo y por su inextinguible amor a Salas Amigos del Paisaje le nombra Socio de Honor de nuestra Asociación.

El acto tendrá lugar el día 14 de Mayo de 2014 en el Hotel Castillo Valdés Salas. Será a las 14:00 horas durante la comida que se celebrará con este motivo. Quienes estén interesados en asistir pueden apuntarse en la Relojería Marcos de Salas (teléfono 985830177), hasta el 8 de Mayo, inclusive.

Juan Velarde nació en Salas en 1927, cursó sus estudios en el Instituto Ramiro de Maeztu y se licenció en Ciencias Económicas en Madrid. Fue catedrático de "Estructura e Instituciones Económicas" en laUniversidad de Barcelona en 1960 y de "Economía Aplicada" en la Universidad Complutense de Madrid desde 1964. Asimismo, fue profesor durante más de una década de la Universidad Pontificia Comillas. Ha sido vicedecano de la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas y rector de la Universidad Hispanoamericana Santa María de la Rábida (1974-1977). En 1978 es nombrado Académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

Desde 1991, fue Consejero del Tribunal de Cuentas

Le fueron concedidos importantes premios, entre los que cabe destacar: Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, Premio Rey Jaime I a la Economía, Premio Rey Juan Carlos de Economía.

Asimismo, es Doctor "Honoris Causa" por las Universidades de Alicante, Oviedo, Pontificia de Comillas, Valladolid, Sevilla y UNED y Académico de Mérito de la Academia Portuguesa da Historia.

Autor de una enorme obra escrita, principalmente relacionada con las ciencias económicas.

Y, ante todo, Juan Velarde es un profundo enamorado de Salas, de sus gentes, de sus paisajes, de sus pequeñas historias y de todo lo que tiene que ver con esta tierra.

Es Presidente del Patronato de la Fundación Valdés Salas e Hijo Predilecto del Concejo de Salas.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
pinocho
Publicado: Dom Abr 20, 2014 12:03 am Responder citando
Registrado: 18 Jul 2007 Mensajes: 151
Curiosa biografía para loar a un salense, en la que se citan honores y distinciones varias y se omite la que más le honra como tal. El Sr Velarde es Hijo Predilecto del Concejo de Salas.
Supongo que el lapsus no tendrá nada que ver con quien le otorgó ese título, pero a veces las cosas son lo que parecen .....
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Nicasio
Publicado: Dom Abr 20, 2014 12:19 am Responder citando
Registrado: 15 Ene 2006 Mensajes: 270 Ubicación: Salas y Oviedo
Aceptamos la observación hecha por Pinocho y corregimos los datos de la biografía del señor Velarde añadiendo que es Hijo Predilecto del Concejo de Salas.
No ha habido intención por nuestra parte de obviar datos como consecuencia de quien o quienes otorgaron ese título. Simplemente que para obtener los mismos se recurrió a diversas fuentes en las que no figuraba tal nombramiento.
Nosotros creemos que dicho título es muy importante desde nuestra perspectiva de salenses y pedimos disculpas por la omisión.
Por tanto, Pinocho, las cosas en este caso no "son lo que parecen" sino lo que queda explicado. No veamos lo que no existe.

_________________
Amirrojo
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
ami_presi
Publicado: Dom Abr 20, 2014 1:20 am Responder citando
Registrado: 26 Sep 2006 Mensajes: 339
Don Juan Velarde ha recibido tal cantidad de merecidas distinciones en su larga vida que a la hora de citar sus méritos, publicaciones y honores, siempre quedará alguna en el tintero.

No pretendimos obviar interesadamente que Don Juan es Hijo Predilecto del Concejo.
Tampoco queremos olvidar que ha sido nombrado Cofrade de Honor de la Cofradía de la Virgen del Viso y que también le ha honrado el Instituto Valdés Salas dando su nombre a una de sus aulas.

A pesar de todo , siempre quedará alguna distinción olvidada. Lo importante, es saber, que la sociedad salense, en su conjunto, le aprecia y le honra.

Como él nos honra a nosotros, aceptando nuestra distinción y como honra a nuestro concejo siempre que recuerda sus orígenes salenses, por donde quiera que va.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
aguion
Publicado: Dom Abr 20, 2014 1:48 am Responder citando
Registrado: 25 Abr 2007 Mensajes: 1063
Parece que aquí viene a cuento aquella divisa que aparece en el escudo del Reino Unido y que proviene de la Orden de la Jarretera:

Honni soit qui mal y pense.

Cuyo significado pueden encontrar ustedes aquí:

http://es.wikipedia.org/wiki/Honi_soit_qui_mal_y_pense
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Marshall
Publicado: Dom Abr 20, 2014 10:55 am Responder citando
Registrado: 16 Ene 2008 Mensajes: 22
Es muy loable que ustedes , desde Salas, distingan de nuevo al Excelentísimo Señor Don Juan Velarde Fuertes. Dan ustedes, además, ocasión para hablar de él y resaltar su figura, cosa muy conveniente en un país que exalta mediocridades e ignora genios.

Es difícil enumerar sus muchos méritos. Es imposible citar las publicaciones de alguien a quien se calcula ha escrito mas de mil quinientas y a quién aquí se le titula como auténtico "monstruo de la naturaleza" por su capacidad de trabajo y su erudición.
Para facilitarles la labor, les recuerdo esta "laudatio" (fácil de obtener en la red) del catedrático de la UNED D. Leopoldo Gonzalo y González con motivo del nombramiento de Doctor Honoris Causa por la UNED en el año 2007. Desde entonces, los méritos del Sr. Velarde, no han cesado de aumentar:

http://portal.uned.es/portal/page_pageid=93,25547879&_dad=portal&_schema=PORTAL

Además de maestro de alumnos y profesores, además de su labor científica, además de impulsor de iniciativas de todo tipo accedió a los siguientes cargos y distinciones:

Fue Vicedecano de la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas y Decano en funciones de la misma en el periodo de 1967 a 1973. De 1974 a 1977 fue Rector de la Universidad Hispanoamericana de Santa María de la Rábida, y de 1978 hasta ahora, Director de la Escuela de la Granda de Estudios Hispánicos, vinculada a la Universidad de Oviedo. Es Doctor Honoris Causa por las Universidades de Oviedo, Sevilla, Pontificia Comillas, Alicante y Valladolid, y Medalla de honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Ha sido, por designación del Congreso de los Diputados, miembro del Consejo de Universidades desde 1987 a 1991. Fue Consejero Científico del Fondo de Investigaciones Sanitarias de la Seguridad Social. Es representante de la Universidad Complutense en el Patronato del Real Colegio Universitario María Cristina, de El Escorial, y presidente del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales Francisco de Vitoria.

Fue, asimismo, Vicesecretario de Estudios del Ministerio de Trabajo desde 1957 a 1973; Secretario General Técnico de Planificación del Desarrollo de 1973 a 1974; Secretario General Técnico de Educación y Ciencia de 1974 a 1976 y Director del Instituto de Estudios Laborales y de la Seguridad Social de 1976 a 1982.

Desde 1977 es Miembro de Número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, y, a partir de 1981, forma parte de la Mesa directiva de esta Corporación. Es Miembro también de la Academia Scientarium et Artium Europaea, Académico de Mérito de la Academia Portuguesa da Historia y correspondiente de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales de Venezuela, de la Academia Nacional Argentina de Ciencias Morales y Políticas, de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas y de la Academia Paraguaya de la Historia. Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1992, Rey Jaime I de Economía 1997, Premio de Economía de Castilla y León "Infanta Cristina" 1997 y Premio de Economía Rey Juan Carlos en 2002.

Ha sido Asesor para cuestiones de la Seguridad Social de la Organización Internacional de Trabajo. Es miembro del "European Institute of Social Security". A partir de diciembre de 1991 es Consejero del Tribunal de Cuentas.

Entre sus condecoraciones se encuentran las grandes cruces de las Órdenes de Cisneros, del Mérito Civil, del Mérito Agrícola, de Vasco Núñez de Balboa (Panamá) y de Gran Oficial de la Orden de África.

Y finaliza la "laudatio" así:

Cuando se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1992 vino a reconocerse su "trayectoria dilatada y fecunda", su "magisterio tanto intelectual como moral", su "dimensión interdisciplinar" y su "responsabilidad en el servicio público". Pero lo que por encima de todo destaca en Juan es su categoría humana, su talla de universitario y español ejemplar.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Jose Feito Fernandez
Publicado: Jue May 01, 2014 3:35 pm Responder citando
Registrado: 19 Jun 2008 Mensajes: 473
Juan Velarde Fuertes
(A propósito de su nombramiento como Socio de Honor por Amigos del Paisaje de Salas)

El día 14 de mayo de 2014 tendrá lugar un homenaje a D. Juan Velarde Fuertes con motivo de su nombramiento como socio de honor de Amigos del Paisaje de Salas. El acto tendrá lugar en el restaurante Castillo de Salas a partir de las 14:00 horas.

Leí no hace mucho las memorias de Ramón Tamames. Llevan por título “Más que memorias” y fueron editadas en marzo de 2013 por RBA Libros, S.A, En ellas cita más de una docena de veces a Juan Velarde y lo hace siempre en términos positivos.

Y comoquiera que percibo ciertos déficits de información en algunos medios del concejo de Salas, quiero contribuir modestamente a ampliar el conocimiento de la personalidad de D. Juan Velarde.

Para ello, reproduzco literalmente algunas de las referencias de Ramón Tamames a Juan Velarde:

 “ESTRUCTURALISTAS Y TEÓRICOS: VELARDE, FUENTES QUINTANA, TORRES
En mi vocación universitaria, los profesores Juan Velarde, y Fuentes Quintana tuvieron indudable incidencia. A mí, en la Facultad de Economía, la asignatura de Estructura Económica, que dispensaban al alimón Velarde y Fuentes, era la que más me interesaba, pues en ella se explicaba el verdadero funcionamiento de la economía española.” [pág. 112].

 “En 1964 me estabilicé un poco más en mis trabajos en el ministerio, y fue entonces cuando finalmente pensé en optar a una plaza de profesor asociado dentro de alguna Cátedra de Estructura Económica, la materia que desde siempre a mí más me interesaba. Hice un primer acercamiento a José Luis Sampedro, en la Universidad de Madrid, quien generosamente me había prologado mi estructura, pero no me abrió ninguna posibilidad, argumentando, sin más, que ya tenía cubiertas todas las plazas.
En vista de la negativa de Sampedro, que a mí me pareció suscitada más bien por razones políticas – para no complicarse la vida situando en su Cátedra a alguien de quien se decía que era miembro del PCE -, me fui a ver a Juan Velarde, que ya era catedrático en Madrid, después de haber pasado dos cursos en Barcelona. Con Juan ya había tenido alguna relación como profesor mío en la universidad. Además, del profesor Velarde adquirí enseguida el gusto por sus artículos de economía, que tenían algo de detectivesco, de investigación sobre los centros del verdadero poder económico; por ejemplo, en el estupendo estudio publicado en la Revista de Economía Política sobre las actividades monopolísticas en el sector papelero.
La receptividad de Juan Velarde – desde su Cátedra de Estructura II (la I era la de Sampedro) – fue muy alentadora. Enseguida asumí con él la función de profesor de clases prácticas, en 1964.
De mi nuevo mentor universitario recordaré un episodio que me parece significativo, de cuando ya llevaba unos meses como asociado otra vez por el runruneo de mi pertenencia al PCE, que estaba ya muy extendido. Y un buen día, el cátedro me llamó y me preguntó directamente si pertenecía a esa organización.
Yo no le podía decir ni que si ni que no: decirle si, podría haber supuesto tal vez el final de nuestra relación, aparte que no tenía porque decir nada sobre mi adscripción política; y decirle que no, habría sido una mentira. Mi contestación fue de ‘tercera vía’:
- Lo único que puedo decirte, Juan, es que yo estoy por la democracia, y no pienso participar en ningún proyecto de autoritarismo de ninguna clase. Mis ideas tendrán un origen u otro, pero, perdóname, que te lo diga: creo que ya he dejado claro que aspiro fundamentalmente a que España sea un día un país normal, democrático, con libertades, con una Constitución para vivir todos libremente …
Ante esa contestación, Juan reaccionó en el sentido más positivo:
- Con eso me basta, Ramón, con eso me basta. Ya lo has dicho todo … ¡Hala, seguiremos trabajando juntos!” [págs.434, 435 y 436].

 A propósito de su oposición a cátedra; “Los otros miembros del tribunal eran José Luis Sampedro, propicio a Rafael Martínez Cortiña, y Juan Velarde, que apoyaba a su discípulo, ego sum.
La noticia de que estaban convocadas las oposiciones a la Cátedra de Estructura corrió como la pólvora, en medio de toda clase de rumores sobre la posibilidad de que un presunto miembro del PCE pudiera llegar a formar parte de la academia universitaria.” [pág. 439]

 “… el 26 de junio de 2007, se celebró un homenaje, al cumplir ochenta años, al profesor Juan Velarde. En esta ocasión, en la mesa de la cena, me tocó al lado de Antonio Chozas …”. [pág. 534].





Finalmente no me resisto a citar las memorias de Tamames con relación a otro acontecimiento:
”Franco había muerto en la cama, o como diría después Francisco Umbral: <<le matamos de muerte natural!>>”
[pág. 532
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Jose Feito Fernandez
Publicado: Mar May 13, 2014 3:45 pm Responder citando
Registrado: 19 Jun 2008 Mensajes: 473
EL HOMENAJE A D. JUAN VELARDE ES MAÑANA, DÍA 14 DE MAYO DE 2014 A LAS 14 HORAS.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ami_presi
Publicado: Jue May 15, 2014 1:25 am Responder citando
Registrado: 26 Sep 2006 Mensajes: 339
Hoy he dirigido estas palabras al publico asistente al homenaje a Dn. Juan Velarde Fuertes.
Fueron contestadas por un emotivo, hermoso y documentado discurso del Sr. Velarde que colgaremos aquí una vez dispongamos de su texto.

Estimado Sr. Alcalde, Estimado Dn. Juan Velarde, distinguidos asistentes, Sras. y Sres.
No desconozco que le corresponde a Dn. Juan el tratamiento de Excelentísimo Señor y creo que es posiblemente el único salense que ha ostentado esa distinción en la historia y que yo hoy le doy.
Debo darles la bienvenida a todos y manifestarles mi agradecimiento por su presencia y por arroparnos en este acto de homenaje a Don Juan Velarde. Debo también hacer la promesa de ser breve, pues el protagonismo de este acto le corresponde a él, pero el honor que me corresponde como Presidente de Amisalas, es el de decir unas palabras de agradecimiento y dar algunas breves pinceladas sobre su vida que muchos de ustedes tan bien conocen desde hace muchos años. No desconozco, que Dn. Juan que ha recibido múltiples homenajes en Salas, ha podido escuchar en su honor discursos mejores que el que yo pueda darles hoy. Conozco, por ejemplo, las sentidas palabras del llorado Tony Soto-Jove en 1994 con motivo de concedérsele a Dn. Juan el título de hijo predilecto de Salas y las palabras pronunciadas entonces por quien fuera Presidente de Amigos de Salas y sobre todo amigo de Don Juan ya desde la infancia, a quien hoy también recordamos aquí. También Dn. Juan ha recibido otros honores locales y otros discursos de mas enjundia que el nuestro, como el de ser nombrado hijo Predilecto de Salas, por el Ilustre Ayuntamiento, ser Cofrade de Honor de la Cofradía del Viso y recibir el nombre de un aula en el Instituto Valdés Salas. En todos estos actos escuchó hermosas palabras en su honor de las autoridades y personalidades presentes.
Oí yo personalmente las competentes palabras pronunciadas pon Don Joaquín Lorences y por Don Angel de la Fuente al dársele a Don Juan el nombre de un aula en el Instituto Valdés Salas, el mismo día en que le daban el nombre de otra a mi tío Manuel Arango. Tuve el honor de estar en aquellos actos entrañables para mi.

Tratamos de homenajear a Dn. Juan haciéndole socio de honor. En realidad es él el que nos homenajea a nosotros, haciéndonos el honor de acudir expresamente a este acto. pues una modesta y pequeña asociación como la nuestra se ve realzada con su presencia aquí. Nuestra asociación es modesta porque tiene pocos socios, porque no recibe subvenciones públicas y solo con la modesta cuota anual sufraga sus mínimos gastos. Esto nos ha permitido organizar unos cuarenta actos culturales, sin dinero, solo gracias a la generosidad de las múltiples personas que han querido colaborar con nosotros de manera altruista. Aquí tenemos por ejemplo a Dn. Jesus Menéndez Peláez que nos ilustró con sus muchos conocimientos sobre Jovellanos . Dn. José Alba que disertó sobre aspectos interesantes de la economía y Dn. Joaquín Díaz Alonso que nos hablo del Universo
Debo agradecer también la presencia aquí de representantes de la Fundación Valdés Salas, como Don Joaquín Lorences y Dn. Isidro Sánchez que realzan este acto con su presencia y que realizan una excelente actividad.
Estamos convencidos de que de las sinergias complementarias que desarrollen las distintas asociaciones de Salas colaborando entre sí, nos señalan el camino adecuado. Agradecemos la presencia de Teresa de Aspe que representa a la Cofradía del Viso y la de Jose de Arango que en un esfuerzo titánico y prácticamente solitario anima la zona norte del Concejo, con su Asociación de Vecinos Los Picos, en el valle del Aranguín con su periódico La Comarca y otros empeños, como crear una biblioteca popular con gran esfuerzo.
También aprovecho para recordar a Dn. Jose Maria Huerta, recientemente fallecido, de cuyo óbito no habíamos recibido noticias. Era nuestro socio vitalicio y desde aquí va nuestro recuerdo. Le hubiera gustado mucho estar aquí.

Nuestra asociación no sirve a intereses políticos de nadie. Es independiente de poderes ajenos a si misma. Esto no significa que los que en ella estamos carezcamos de ideas políticas y no sepamos defenderlas donde y cuando proceda. Tenemos la suerte de contar entre nuestros socios personas procedentes de los más diversos campos políticos que conviven apaciblemente hasta ahora, en esta España donde captamos con preocupación que se va haciendo algo mas difícil la convivencia, por algo que creo detectar que es el auge creciente del sectarismo que puede llevar a muchas personas a relacionarse solo con los que piensan como él, a leer solo libros y publicaciones acordes a sus ideas, a oir y ver emisoras favorables, a no acudir a mas actos que los que organizan sus amigos. En suma, a no escuchar a los otros.
Añoramos algo de los años de la transición con una sociedad más abierta, más ávida de conocer y contrastar, más tolerante, más colaboradora, más generosa.
Pero nosotros, seguiremos firmes en nuestros propósitos iniciales que consisten resumidamente en defender los intereses del concejo de Salas, aunque esa defensa pueda ser reflexionada desde posiciones no solo distintas, sino a veces contradictorias.
El día que fracasemos en esto, ese día, regresaremos cada uno a nuestra casa. Esperemos que ese día no llegue. Hemos hecho una apuesta hace doce años por una Salas hermosa, culta, tolerante y no vamos a renunciar a ello, aunque a veces suframos el sinsabor de la indiferencia, el desinterés o la calumnia.

Aprovecho la ocasión de esta reunión para señalar algunos de los problemas principales que detectamos en Salas, aunque ustedes los conozcan y sobre los que no dejaremos de llamar constantemente la atención.
a) La culminación de la autopista a la Espina. Don Juan nos puede quizás señalar si esa autovía era económicamente aconsejable o no. Pero lo que no admite duda es que una vez iniciada y una vez enterrados tantos millones ahí no nos pueden dejar ese destrozo del paisaje, de la economía, de la razón. Actualmente parece un monumento a la insensatez.
b) La finalización del saneamiento en el que también se llevan enterrados tantos millones sin que veamos que sirva para evacuar nada.
c) La limpieza de ríos mediante la eliminación de vertidos peligrosos, cosa complementaria de lo anterior. No se puede ser a la vez defensor del salmón y de los productos que lo matan. Gobernar es decidir. Y pedimos el cumplimiento de la legislación en lo referente a minas y canteras.
d) El fin de ciertas fantasías desarrollistas, como el polígono de La Rodriga, que debería existir cuando de verdad hubiera demanda industrial y no ese destrozo absurdo del paisaje agrícola a cambio de nada.
e) La recuperación del Monasterio de Cornellana, al que ahora tras una cierta presión vecinal y política le pueden esperar mejores tiempos. No comprendemos tanto abandono como el de estos últimos años.
f) La recuperación de nuestro patrimonio artístico. Etnográfico, arqueológico y cultural.
g) La lucha por la transparencia y contra la corrupción como un objetivo moral y político y la administración correcta de los bienes públicos.
h) <sabemos que todos estos puntos forman también parte de las preocupaciones de nuestro Alcalde, Dn. Sergio Hidalgo, aquí presente, al que respaldaremos en cualquier acción para conseguir estos puntos, así como a cualquiera otras fuerzas políticas de la oposición que luchen por ello. Algunas de ellas tienen miembros destacados aquí, otras se han excusado.

Hemos hablado de Amigos del Paisaje de Salas, también del Concejo de Salas, hablemos ahora de Don Juan,del que se pueden decir muchas cosas, porque muchas cosas ha habido en su larga vida. Pero sobre todo señalarle como científico, profesor, funcionario ejemplar, impulsor de iniciativas, político, economista, historiador, pues muchas cosas es. Y persona tolerante, educada y respetuosa, buena persona, buen español. Trataremos de resumirlas porque muchos de ustedes ya lo conocen bien y para no cansarles con mis palabras. Mas interesantes serán las que nos dirija él. Trataré solamente de dar algunas pinceladas.

Para conocer a Dn. Juan y su importancia en el mundo académico, además de su obra, es imprescindible conocer los tres gruesos volúmenes del Homenaje a Juan Velarde publicados en 1992 con el título de “Economía española, cultura y sociedad”, donde colaboraron los más altos representantes universitarias de esas disciplinas, en un abanico ideológico de lo mas amplio, utilizando términos convencionales desde la derecha a la izquierda, todos con el fondo común de ensalzar al maestro y con estudios del mas alto valor intelectual. Un volumen de este tipo con tan universal reconocimiento no es fácil de encontrar.
Pero de todo ello, el texto mas interesante que les animo a leer, es el escrito por el propio Sr. Velarde, que además de otras cosas es también un excelente literato, en el que con el título “Mis queridos acreedores preferentes” hace un resumen de su interesante vida, comenzando por sus recuerdos salenses, con especial recuerdo al párroco Dn. Jose Salas, gran educador, que le infundió muchos saberes y valores en el Colegio Valdés donde también le enseñaba latin Dn. Manuel Lopez Feito, pero sobre todo patriotismo y la enseñanza de que España era un país muy rico y era necesario levantarlo con mucho trabajo para volver a situarlo arriba. Recuerda la farmacia de su tio, Dn. Faustino Fuertes en cuya casa conoció una buena biblioteca, y donde aprendió a frecuentarlas y donde se alimentaron sus saberes precoces y su afición al estudio que nunca abandonaría.
En 1942 comenzó sus estudios en el Instituto Ramiro de Maeztu, donde recuerda a otro maestro, Dn. Lorenzo Vilas que le enseñó que España era un país muy pobre y era necesario esforzarse mucho para convertirlo en una gran nación.
Así recibió los dos mensajes aparentemente contradictorios entre los que seguimos alternándonos, el del Laus Hispaniae de San Isidoro y el de Los males de la patria, de Dn. Lucas Mallada, el de una tierra privilegiada y el de una tierra desgraciada. En esas seguimos.
Allí obtuvo el Premio Extraordinario del Bachillerato y comenzaron sus laureles.

Al acabar el bachiller inició sus estudios de economía en una carrera nueva, en 1943 de cuya primera promoción formó parte. Tuvo allí el privilegio de conocer a grandes profesores que luego enumeraremos. El señala especialmente la fascinación que sintió por otro gran asturiano, Dn. Valentín Andrés Alvarez, gradense vinculado a Salas por matrimonio. El año pasado perdimos a su hijo, tan apreciado por nosotros, Dn. Juan Alvarez Corujedo, presidente de Salas en el Camino, otra asociación salense.
En la naciente facultad encuentra a profesores de gran altura. Citemos los mas importantes, Manuel de Torres, Román Perpiñá Grau, José Castañeda, Von Stackelberg, sobre los que él ha escrito ampliamente en sus estudios sobre el siglo XX español, especialmente en relación con la economía.
También encontró otros maestros y compañeros reputados como Alberto Ullastres, Piera Labra, Emilio de Figueroa, Fuentes Quintana, Fabián Estapé, Jose Luis Sampedro.

Dn. Juan es agradecido a sus maestros, los de la escuela, los del Instituto y los de la facultad de los que hemos hecho breve cita. Pero también a sus otros maestros, creadores del saber económico y mentores de esa carrera, como Flores de Lemus, de quien ha editado su obra, Bernis, Leopoldo Zumalacarregui, Ramón Carande, Luis Olariaga, Olegario Fernandez Baños, Germán Bernacer con los que pudo alcanzar el conocimiento de autores extranjeros con los que llegó la escuela neoclásica a España como Wicksell, Walras, Pareto, Marshall.
Luego accedió a otros, de los que ruego perdonen otra pequeña lista: Chamberlin, Robinson y antes Bohm-Bawerk, Menger, Allen, Casell, Stigler, Eucken (no confundir con el literato Premio Nobel). Dn Juan se declara deudor de sus enseñanzas.

Sus discípulos son legión. Destacaré solo tres nombres por su relevancia pública: Dn. Ramón Tamames, Dn. Enrique Barón y Dn. Jose Luis Garcia Delgado tan ligado también a nuestra tierra donde fue maestro apreciado.

La economía como ciencia social no es una ciencia exacta a pesar de sus abundantes formulaciones matemáticas y comprende diversas visiones ideológicas. El tiempo va dando la razón a unas u otras interpretaciones. Dn. Juan nunca rehuyó el debate, antes bien siempre fomentó y participó en el debate intelectual serio y riguroso. Y nunca le ha faltado el valor, la decisión, la claridad. Vamos que ha sido como esos toreros a los que les gusta arrimarse.

Por ejemplo, la transición la estudia en un libro magistral y amenísimo titulado "Economía y sociedad de la transición. Del 17 de Octubre de 1976 a 17 de Octubre de 1977. Anotaciones en las libretillas”. Es difícil encontrar crónica mejor de ese año. Yo no la conozco. Son el "Cuaderno gris" de la transición, aunque él desdeñe compararse a la obra magistral de Pla.
Pena sentimos que no haya publicado más libretillas. Cuando lo haga tendremos un documento especialmente interesante para comprender esos controvertidos años. La transformación del régimen, la transformación de la economía y de la política, la transformación de las personas. Los cambios, la adaptación a los nuevos tiempos. La tensión permanente entre los polos de liberalismo y socialismo y las soluciones integradoras.
Ante los últimos años de la economía española fue la visión de Casandra que avisaba de los peligros que acechaban a Troya y que desgraciadamente se cumplieron. Lo hizo en las publicaciones “Los años en que no se escuchó a Casandra o el fracaso de la expansión de 1985 a 1992” y "Preparación y estallido de una crisis. de 2004 a 2010: seis años de peregrinación de Casandra", en la que tan acertadamente vio venir la catástrofe. Como Casandra. Y acertó.

Otro ejemplo, para entender la cuestión catalana, problema actual y gravísimo es necesario conocer las polémicas y las políticas del proteccionismo del pasado y la figura de Cambó y los escritos de Flores de Lemus.
Dn. Juan conoce bien estas cosas y se atreve a romper esos tópicos hoy crecientes y preocupantes del “Espanya ens roba” insulto político y falacia económica. Recuerda que mas bien Cataluña ha sido y es una carga para la economía española. Se posiciona con valentía, esa valentía de la que tantos están careciendo, frente a esa cuestión y reclama dureza y seriedad con Cataluña y el separatismo.

Prometí ser breve y ya me voy pasando y no puedo leerles unas notas mas amplias que había pergeñado pero no me quiero privar de dárselas a conocer y las voy a colgar en nuestra página web. amisalas,org . Así tienen allí la elección de leerlas allí o no. También colgaremos una amplia lista de sus publicaciones, imposibles de resumir.
Ahora ya acabo, entregándole aquí , en su patria chica, Salas, que él nunca olvida citar este diploma con el siguiente texto para hacerle socio de honor:

“por su extraordinaria aportación al conocimiento de la economía española, como impulsor, investigador, divulgador y maestro de generaciones universitarias y por su inextinguible amor a Salas.”

Y un obsequio personal de nuestro vicepresidente y buen artista, Nicasio Cosmea, a cuyo padre, de igual nombre, famoso ebanista y artista salense, Dn. Juan conoció.

Muchas gracias Dn. Juan. Tiene usted la palabra.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ami_presi
Publicado: Jue May 15, 2014 9:17 pm Responder citando
Registrado: 26 Sep 2006 Mensajes: 339
Por reunir todos los textos sobre Dn. Juan Velarde en una única ventana, traslado aquí también el colgado en la ventana "Mas que amigo de Salas ", de Jose Alba colgado también en "Colaboraciones". Dn, Juan va a generar mucha materia para incluir en nuestra página.


En nuestra sección COLABORACIONES hemos incluido el siguiente texto de nuestro socio José Alba Alonso, economista salense, con motivo del nombramiento como socio de honor de AMISALAS del ilustre profesor de Economía, también salense, Juan Velarde Fuertes:

"MÁS QUE AMIGO DE SALAS

Al homenajear hoy a Juan Velarde podríamos citar muchos méritos. El principal dada la ocasión, el de ser AMIGO: amigo del estudio, amigo del trabajo, amigo de Asturias, amigo de tantas personas y cosas y amigo de Salas, su pueblo. No es extraño, pues, que la Asociación de Amigos del Paisaje, de Salas, le haga socio de honor. Lo que voy a exponer es una perspectiva muy subjetiva respecto a la persona y al economista. No he tratado directamente a Velarde pero sí puedo ayudar a comprender su trabajo y su talante desde el enfoque de alguien que comparte oficio y cuna.

Mi primera noticia del maestro fue un libro de Política Económica para sexto curso del bachillerato que duró hasta la década de los setenta y que yo estudié en el Instituto Alfonso II, de Oviedo. Lo había escrito conjuntamente con Fuentes Quintana y tendría sus 300 páginas de prosa fácil y cercana a la Estructura Económica. La cubierta incluía una ilustración del famoso cuadro del Prado “El cambista y su mujer”, de Marinus Van Reyemerswaele. Se trata de un manual claro, sin pretensiones, pero en el que se hace una introducción notable a los factores de producción, la renta y la pobreza, entre otras cuestiones.

Ya más adelante, pasé a escucharlo. Trató sobre la crisis económica de los setenta la primera de las conferencias del Profesor Velarde a las que asistí. Recuerdo que se me quedaron grabadas algunas expresiones inusuales, como “abracadabrante” y “baladíes discusiones epistemológicas”. Luego seguí cursos en los que desgranaba su devoción por Flores de Lemus y por la economía española. Era un habitual de la Facultad que se habilitó en la calle González Besada, de Oviedo. Muchos profesores (con Rafael Anes a la cabeza) convencieron a sus amigos para que acudiesen a suplir con cursos especiales y seminarios las carencias de un centro nuevo. Estoy seguro de que Juan Velarde no ponía grandes problemas, porque nos visitaba frecuentemente, tal vez el que más, aunque también eran habituales Manuel Jesús González.y Julio Segura, por citar algunos.

La implicación intelectual de Velarde tuvo también su manifestación en Los Cuadernos del Norte, donde publicó varios artículos de diversa índole, por más que el primero fuese -¡cómo no!- acerca de Valentín Andrés. La variedad de temas económicos abordados por Velarde me impide glosarlos, si bien se nota un gusto especial en él por el pensamiento económico, incluso diría que por la agricultura y el desarrollo, amén de la asociación de la economía con el catolicismo.

La siguiente referencia de Velarde la tengo de los Cursos de la Granda en su época de esplendor. Me fijo en dos momentos que perfilan la personalidad de uno de los más duraderos valedores de los cursos. Uno es representativo de su profesionalidad y el otro de su apego a la ortodoxia. El primero se refiere a un curso que dirigía Velarde, en el que se desarrolló normalmente la sesión de la mañana. Tras la opípara y afamada comida .de costumbre, iniciamos el trabajo vespertino con el sopor propio de la ocasión. El conferenciante avanzaba en sus explicaciones, pero Don Juan estaba inmóvil en su silla y parecía dormitar tras las grandes gafas que siempre usó. Algunos pensamos llamar su atención, pero finalmente concluyó la disertación, y allí saltó el Profesor Velarde, como un resorte, alabando la conferencia con todo lujo de detalles y propiciando el coloquio posterior. El segundo momento corresponde a una de las pocas ocasiones en las que compartí tribuna con él. Se trataba de un curso que entremezclaba cuestiones de desarrollo y medio ambiente. Participaba Parra, coautor junto a Naredo de un libro que fue, tras el de Tamames, pionero en España sobre recursos naturales. Y allí afirmó Velarde que la Economía tenía un único cauce del que no podía salirse de modo alguno, lo que resultó algo embarazoso para los organizadores del curso. Era su perspectiva y la expresó con claridad absoluta, sin miramientos.

Pero también fuera de Asturias encontré, inopinadamente, algún vestigio velardiano. Uno de los más chocantes corresponde a lo que me contó un catedrático gaditano cuando coincidimos en un tribunal. Había ejercido de profesor en Extremadura y allí había sido testigo de una de una increíble aventura protagonizada por Velarde. La cosa es que nuestro amigo debía dictar una conferencia, andaba corto de tiempo en su viaje desde Madrid y coche, chófer y profesor, acabaron en el río, sin grandes daños. El gran problema era que había un conferenciante pasado por agua, sin sus papeles y sin gafas. Parece ser que la Guardia Civil estuvo a las órdenes de Don Juan intentando localizar sus lentes en el cauce, sin éxito. Aún con poco tiempo, llegaron a destino, el Profesor Velarde se compró traje, camisa, complementos y unas gafas, pergeñó apresuradamente un esquema y pronunció la conferencia programada como si tal cosa, para sorpresa de quienes conocían el incidente.

Un amigo común, Ramón Tamames, profesa gran admiración por Velarde, aunque hayan tenido raíces políticas bien distintas. De su relación conozco dos hitos que permiten ubicar a Juan Velarde en un contexto político distinto del que muchos, por maniqueismo y desconocimiento, le aplican. Velarde acogió en su Cátedra de la Complutense a este profesor que –como era harto sabido en Madrid- pertenecía al Partido Comunista de España y había sido encarcelado en 1956 por motivos políticos. Y luego permitió su acceso a la Cátedra de Estructura Económica de la UAM en plena época del desarrollismo, como comenta Tamames en sus memorias y cita muy acertadamente Pepe Feito en el Foro de Amisalas. Y la segunda gran referencia, que tuve ocasión de comentar con Juan Velarde, tiene que ver con las famosas comidas en casa de Ramón Tamames, a quien le encanta obsequiar a los amigos, enseñarles ese jardín urbano de su terraza y hacer coincidir a unos y otros. La cuestión es que al Tamames político se le ocurrió que deberían conocerse sus amigos Juan Velarde y Santiago Carrillo, éste aún con la peluca recién quitada. Los invitó a su casa y cuando los presentó estaba expectante y con un punto de preocupación por ver cuál sería la reacción de ambos. Pero el hecho es que nada perturbó el inicio de la reunión. Uno de ellos dijo algo así como “yo soy de tal concejo” y el otro también se refirió al suyo, a partir de ahí, con ideas políticas tan dispares, se desarrolló el encuentro con gran afabilidad. Habían encontrado, casi al unísono, uno de sus pocos elementos comunes: ser asturianos. Tamames quedó impresionado de lo fácil que resultó conciliar algo que parecía muy problemático y hasta diría que idealiza y admira el hecho de que los asturianos usemos nuestro concejo como seña identitaria primera.

Para encajar lo anteriormente expuesto habría que pensar en un talante abierto a muy diversas perspectivas. La proporción de profesores con posiciones políticas izquierdistas que pudo desarrollar su carrera en el entorno de Velarde durante el tardofranquismo contradice la calificación fácil y poco seria de quienes lo encasillan ideológicamente en credos que no ha impuesto en modo alguno, a diferencia de otros muchos que presumen de progresismo y han procedido cual señor feudal.

Acercándonos nuevamente a Salas, puedo decir que tuvimos un encuentro de economistas de la tierra en el Restaurante Logos, hace veinte años, cuando el salense Pepito lo regentaba. En torno a Velarde, el decano, nos reunimos una docena de economistas de distintas generaciones Allí estaba, cómo no, el tristemente fallecido Juan Álvarez Corugedo, quien había coincidido con Velarde en aquella oficina que asumió un intento vano por desarrollar económicamente Guinea Ecuatorial cuando la planificación indicativa hacía furor.

Velarde visitó repetidamente Salas durante los últimos años, participando en actividades académicas y en diferentes actos culturales para los que fue requerido. Siempre mantuvo contacto con Asturias y con nuestros avatares. Así, recuerdo unas declaraciones a LNE explicando dónde se hacen las regasificadoras en el mundo desarrollado y otras refiriéndose al declive asturiano desde 1959. Pero no conviene centrarse en exceso en lo económico ni en lo académico, como persona entrañable recordó siempre a sus amigos de la infancia y siguió siendo salense como cuando intentaba jugar al fútbol con su coetáneo Mon, quien formaría en la plantilla del Real Oviedo a mediados del SXX.

En el homenaje que le rendimos en el Castillo de Salas, con motivo de su distinción como Socio de Honor de AMISALAS, pudimos comprobar nuevamente su interés por cada requeixu de su concejo. Interpretó magistralmente nuestro paisaje cultural, con modestia, con amor, con conocimiento, con preparación y con excelente retórica. Pocos amigos tan fecundos e ilusionados habrá tenido Salas"
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ami_presi
Publicado: Mar May 20, 2014 4:43 pm Responder citando
Registrado: 26 Sep 2006 Mensajes: 339
Video del discurso pronunciado en el homenaje a Juan Velarde el 14-5-2014

https://www.youtube.com/watch?v=toL9rMTpkM8
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Jose Feito Fernandez
Publicado: Jue May 22, 2014 1:26 pm Responder citando
Registrado: 19 Jun 2008 Mensajes: 473
EL SEÑORÍO DE LA VIO Y EL CASTILLO DE SALAS

En los jardines del hotel – restaurante Castillo de Salas, donde departíamos momentos antes de la comida que celebrábamos en su honor, me contaba el Profesor Velarde el porqué existía en Salas aquel castillo, en donde estábamos, no habiendo causa aparente para ello, dado que la zona no había sido frecuentada por moros, ni existió en ella peligro sarraceno. Y lo hacía teniendo como fuente al Profesor Prieto Bances. No tomé notas, hablo de memoria, por lo que cabe la posibilidad de que se deslice alguna imprecisión, de la que ruego se me avise.

El tema surgió cuando le dije que tanto yo como el Profesor Menéndez Peláez (“Cuqui”) éramos de Lavio y que estábamos allí, en Salas, en calidad de "confederados".

Así, comenzó a relatar su trabada tesis sobre el origen del castillo de Salas. La causa residiría en el Coto de Lavio, Señorío de la Mitra de Oviedo (1). Habiendo exigido la Iglesia la exacción de diezmos por el trigo y el vino que se desembarcaban en el puerto Avilés, el Rey Alfonso (VI?) dotó a Salas de castillo y fuerza para exigir impuesto a las mercancías que viajaban hacia el Coto de Lavio. De esta guisa, Salas (así como Cornellana a la reforma de Cluny) se resistió a la férula de la Iglesia.

Ello vendría a explicar la existencia en la villa de Salas y su Alfoz de tan elevado número de hidalgos, escudos esculpidos y casas solariegas. Y ello, también, dio pábulo para considerar a Salas como lugar de un cierto movimiento pre – luterano. “Solo la presencia de la Virgen del Viso puso impedimento a ello”, concluyó el Profesor Velarde. (2)

_______________________________
(1)Véase “Los señoríos asturianos” – Discurso de recepción de D. Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón en la Real Academia de la Historia (30 de noviembre de 1980).
(2)Lo de Lavio “Es ist ein weites Feld”, como diría Günter Grass. Y tendrá su debido tratamiento. Aquí solo reproducimos un fragmento de texto de D. Gonzalo Anes en obra citada más arriba:
“El coto de Labio (sic) medía una legua de oriente a poniente, legua y media de norte a sur y dos leguas y media de perímetro. Podía rodearse en unas cuatro horas. La jurisdicción pertenecía a los vecinos por compra hecha en tiempos de Felipe II”.
Dicha compra no excluye la persistencia de sevidumbres, como son los foros, redimidos definitivamente durante la Segunda República. Lo que si podría contradecir la tesis expuesta por D. Juan Velarde es el hecho de que Lavio podría evadir la vigilancia de las mesnadas de la villa a través del Camino Real que ponía al coto en comunicación con la costa.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
aguion
Publicado: Jue May 22, 2014 8:27 pm Responder citando
Registrado: 25 Abr 2007 Mensajes: 1063
Una precisión: los foros no los redime la II Republica sino la Dictadura del General Primo de Rivera en 1926
Aquí está el decreto

http://libros-revistas-derecho.vlex.es/vid/redencion-foros-353162
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Jose Feito Fernandez
Publicado: Jue May 22, 2014 8:37 pm Responder citando
Registrado: 19 Jun 2008 Mensajes: 473
Agradezco la información, Aguion. Y como es lógico la contrastaré. Mis datos de campo me decían que aún quedaba algún foro en Buscabreiro y que fueron redimidos/anulados en tiempos de la Segunda República.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ami_presi
Publicado: Vie May 23, 2014 7:22 pm Responder citando
Registrado: 26 Sep 2006 Mensajes: 339
Con motivo de su nombramiento de Socio de Honor de la asociación Amigos del Paisaje de Salas, Dn. Juan Velarde Fuertes hizo esta reflexión ante el paisaje de Salas.

REFLEXIÓN ANTE EL PAISAJE DEL CONCEJO DE SALAS

JUAN VELARDE FUERTES


Existen paisajes privilegiados. A mi juicio éste de Salas lo es. Naturalmente en el paisaje entran elementos rurales y urbanos, y estos, a su vez, pueden ser civiles, religiosos y, como sucede en Asturias a partir de la Revolución Industrial que granó con fuerza a partir, aproximadamente, de 1845, fabriles. Y los civiles, a su vez, son públicos –como puede ser una carretera o privados, como puede ser un jardín, o una vivienda. Todo esto constituye conjuntos derivados de lo que Leoncio Urabayen denominó “la tierra urbanizada”. Y ¿cómo se contempla eso en Salas? Como socio de honor de los Amigos del Paisaje de Salas, considero que deben tenerse en cuenta estos dieciséis aspectos especialmente destacados.

El primero, dentro de las vegas de los ríos, donde aparece la silaba Na, procedente, evidentemente, del lenguaje de los primeros astures, surge un pueblo que pertenecía a un vasto conjunto de la Edad Antigua que el propio nombre de Salas, y del monte de La Sala enlaza, como se ha investigado con multitud de topónimos europeos. Uno, especialmente significativo, es el de la localidad sueca de Uppsala. Más de una vez he pensado en la posibilidad de que el Ayuntamiento de Salas propusiese un hermanamiento con esta histórica ciudad sueca.

Y en estas vegas de los ríos, el paisaje maravilla en el paso por el Concejo del río Narcea, porque allí se encuentra el gran monasterio benedictino de San Salvador de Cornellana. Impresiona la leyenda, o historia, de su creación, gracias a la osa que amamantó a una hija de la Infanta Cristina, que la había perdido en una cacería, pero mucho más, su resistencia a aceptar la dependencia, subterránea en cierto sentido, francesa de la regla de Cluny, alineándose en este sentido nada menos que con el Cid. Por otra parte no se puede olvidar el asalto que sufrió de los vikingos, que río arriba desde el Nalón, pasaron al Narcea y se apoderaron de riquezas importantes. Y desde el punto de vista de la historia social aquí, en sus servidores medievales, se produjo una huelga, para rechazar una dieta excesiva de salmón. Además el nombre de Cornellana, derivado de Corneliana, muestra una presencia romana colonizadora, que no quiso desprenderse de las ventajas de una vega cuya contemplación encanta siempre y por eso siempre fue ansiada. Lo prueban los restos monumentales, como la fortaleza de Doriga, ligada a esa figura admirable en la literatura y la economía que es Valentín Andrés Álvarez, y en un sentido político, al Partido Reformista de Melquiades Álvarez, representado allí por Corugedo.

El segundo paisaje es el proporcionado por el río Nonaya, que desciende desde Bodenaya por un cauce muy cerrado y que cruza la villa. El paisaje de los miradores y demás encristalamientos, orientados para recibir el sol, y extendidos sobre una gran proporción del Nonaya en Salas, es de una belleza que enlaza con situaciones paralelas en Venecia o sobre los canales holandeses nada menos. Y sobre este cauce, en la villa de Salas, se alza el castillo. Esa plaza fuerte, cuando la frontera con los musulmanes estaba a centenares de kilómetros, ¿cómo se justifica? Según Ramón Prieto Bances como consecuencia de un choque con la Mitra de Oviedo, que se negaba a pagar por productos que procedían de posesiones en tierras leonesas a su paso obligado por Salas. El castillo y la fuerza armada local de los señores de Salas, obligaron a ese pago, desafiando las condenas religiosas que, por ejemplo, hicieron que Avilés, ante una situación parecida en relación con importaciones de vinos, se doblegase. Los de Salas desafiaron y, al final, triunfaron. Prieto Bances recuerdo que me decía: “Estuvisteis los salenses a punto de ser los primeros protestantes”. Yo estoy seguro que sobre aquellos viejos hidalgos, que así pasaban a recibir de la Mitra de Oviedo cantidades importantes, y cuyo recuerdo queda en los escudos sobre diversos edificios de la localidad, extendió su manto y los protegió la Virgen del Viso. Nuestra Virgen del Viso, desde ese monte que abriga a Salas, y que constituye un elemento maravilloso de nuestro paisaje, hizo que no se abandonara la ortodoxia y a ella debemos mucho todos y cada uno de los salenses. Su capilla, en lo alto, es un elemento esencial de nuestro paisaje, y lo que desde él se divisa –al Norte, el Cantábrico conforma un conjunto de una belleza admirable. Constituye lo adecuado para comprender no solo maravillas del Concejo, sino las de buena parte de Asturias, porque allí, en el fondo, hacia el Este, se puede divisar el contorno de Oviedo.

El tercer paisaje extraordinario es el que proporciona el recorrido de lo que queda de la canalización romana, relacionada con la minería del oro, que nos ha mostrado Schultz en su libro sobre la geología de Asturias y que –el nombre después se ha transformado provoca esa maravilla acuática que Schultz denominaba el Pozo Cellorico. El nombre es lo de menos, pero la maravilla, repito, hay que contemplarla.

El cuarto gran paisaje natural e histórico se encuentra a orillas del Narcea, en la localidad de Soto de los Infantes. ¿De qué Infantes se trata? Se dice que fue el refugio último de los Infante de Carrión después del abandono despreciable de las hijas del Cid, para huir del rechazo colectivo. Y escogieron bien. Piénsese que aquí existe el clima adecuado para que prosperen los naranjos. Antes que las de Valencia, se exportaban estas naranjas, en el siglo XVIII, a Inglaterra, en ocasiones con altibajos provocados por acontecimientos como el apoyo bélico español a la independencia de los Estados Unidos. Recuerdo el sabor extraordinario que tenían en mi infancia las naranjas de Soto de los Infantes.

El quinto lugar extraordinario en estos valles pluviales se encuentra en la capilla, cerca del Nonaya y de Cornellana, donde veló las armas Jovellanos durante una noche, ante de ser caballero de Alcántara en Belmonte. Es preciso localizar perfectamente todo esto desde el punto de vista geográfico y, en colaboración con el Foro Jovellanos debería nuestra Asociación fijar en ella una placa para que perennemente, se tenga la noticia.

El sexto paisaje procede del Camino de Santiago que, desde Cabruñana a La Espina, pasando por Salas, deja huellas interesantísimas. Como se creía que cierta parte de los peregrinos tenían lepra –es valiosísima la aportación en este sentido del médico Dr. Tolivar , hasta que el Dr. Casal mostró que tal lepra era, sencillamente, la pelagra, a causa de una defectuosa alimentación, por eso surgen templos y hospitales, como la iglesia en Salas de San Roque o Santa María de Bazar en La Espina, o lo que en Cabruñana atiende a estos pretendidos malatos. Pero al llegar a La Espina, el paisaje se colma, en una especie de meseta plagada de turberas, de una originalidad extraordinaria. Una niebla frecuente, acompaña al interesante panorama, con flora y fauna características, y que merece la pena contemplar. Y también en el Camino de Santiago, está Villazón, con su preciosa iglesia restaurada y, en ella, un Santiago matamoros impresionante.

El séptimo paisaje original se deriva de ser Salas uno de los Concejos con brañas. Por supuesto se ha demostrado que no tienen sus habitantes diferencias raciales de ningún tipo con los xaldos. Todo procede de esa pugna entre agricultores y ganaderos que existió en España ¿hablamos de la Mesta y de las pugnas que creaba? , pero desde los lugares de vivienda de los vaqueiros de alzada, ¡qué impresionantes panoramas se divisan!

Ha surgido –lo pongo en octavo lugar otra realidad en las alturas de los montes. Ahí mismo lo vemos en el Rebollín. Son los nuevos molinos de viento para generar energía eléctrica. Han cambiado el paisaje, y esto crea críticas. Claro que yo pienso en sus primos hermanos: los molinos de viento. No existían antes del siglo XVI. Llegaron para hacer posibles moliendas que la sequía impedía en los tradicionales molinos movidos por una corriente de agua. Por ser algo extraño, engañaron a Don Quijote. Pero hoy forman parte del paisaje manchego. ¿No podrá suceder lo mismo, al cabo de cierto tiempo, con los que ahora cubren lugares montañosos de Salas, alterando el juicio estético actual?

El noveno atractivo paisajístico son las cavernas. Ahí está, sobre el Nonaya, la cueva de Zorrina, con su complemento de estalactitas y la posibilidad de que en ella puedan encontrarse muestras de los primeros pobladores de este Concejo. Es digna de visitarse y de investigarse.

Porque –décimo aspecto paisajístico importante de viejos pobladores del Concejo de Salas proceden posiblemente nombres a paisajes destacadísimos. Roso de Luna, sostuvo, tras visitar Salas, que esa montaña impresionante que es el Caurivo, deriva su nombre de Kauras, la lanza de Wotán, cuando a Salas llegaron los godos. Y no deja de ser curioso que Godán se encuentre camino del Caurivo. Y otra montaña que forma parte de la belleza del paisaje de Salas es el Mon Xar. Don Valentín Andrés Álvarez me dijo un día, contemplándolo conmigo: “Mon Xar es, sencillamente, una derivación de Mon Sacro. Es una montaña sagrada, y es suficiente el contemplarla para darse cuenta de que de ella puede desprenderse algo mágico”.

Undécimo atractivo paisajístico son los yacimientos de fósiles. Había uno en Casa Zorrina que mucho nos atrajo. Una ampliación de las carreteras demolió algo que yo estimo que tenía 130 millones de años en cuanto fecha en la que se acumularon cantidades enormes de moluscos, de espongiarios, que parecían proceder del jurásico. Pero quedan muestras en la colina que hasta allí llega, y donde se encuentra la capilla de Santa Ana, con una interesante Santa Generación en su interior. Pero he aquí que, con muestras de algún molusco fósil en su entrada, a sus pies se encuentra una cueva no muy profunda. Es lógico pensar que en ella hubo culto que, al arribar el cristianismo, motivó que sobre ella, para eliminar la idolatría derivada, apareciese una iglesia cristiana. Y eso es lo que sucede con los tejos. De su carácter sagrado se ha hablado mucho. De ahí que frente a ellos surjan iglesias. Recordemos el impresionante tejo que brilla en el paisaje de Villamar, con la iglesia inmediata. Y aquí, en la villa de Salas, ¿no están los tejos de la iglesia de San Martín, elemento clave de ese conjunto, paisajístico de primera calidad que se halla en la salida al Viso, y donde además se encuentra la sepultura de quien fue el último rey separatista de Asturias, el derrotado y, por ello, cegado por el vencedor, y que allí residió hasta su muerte. Las cruces de la Victoria que abundan en esa iglesia prerrománica muestran esa presencia de Alfonso IV.

Y lo mágico también existe como atractivo. ¿Cómo no hablar de esa fuente, en el monte del Viso, que tiene una encantada, que está dispuesta, con su belleza y oferta de tesoros, a ahogar en ella a algún buen mozo que por allí pase? Y quedan fuentes por aclarar en este sentido. Por ejemplo, la de “doña Lir”, ¿a quién se refiere? ¿Y a qué se debe que ese remanso del Nonaya, donde el agua puede cubrir, se le denomine Pozo de Ondinas?

Duodécimo motivo paisajístico de primera fila es la observación de los vegetales que pueblan el concejo. Por una parte, la hierba de los prados, cuya división múltiple, crea, al jugar con los artos que crecen en las fronteras entre las diversas propiedades, unos conjuntos bellísimos. La división de la propiedad da origen, mil y una veces, a panoramas ante los que uno se extasía. Y a su lado, los bosques, de castaños, de robles –de ahí el nombre del citado Rebollín , de nogales, e incluso de cerezos. ¿Y qué decir de las palmeras tropicales, que muestran que su dueño primero tuvo mucho que ver con América? Tampoco se puede olvidar que para utilizar la madera como materia prima, en nuestro paisaje hay pinares, y desde luego, pocos eucaliptos. Más bien –ahí están los aislados en los senderos del Viso como curiosidad. Menos aun, las pumaradas, sin las que no sería posible que tuviésemos sidra.

Lógicamente, en decimotercer lugar, es preciso citar las iglesias prerrománicas y románicas que han logrado mantenerse, y que atraen por su belleza. Algunas están citadas. Pero me falta hablar de una que, mi amigo y admirado Manolo Ciana, que falleció no hace mucho como un gran médico en Oviedo, aseguraba que había volado por el aire. Me llevó al prado donde quedan, en un lugar allá por la carretera hacia La Espina, y con claridad, las huellas de su recinto, y luego a admirar, en San Vicente de Poles, esa realidad románica que había volado, dejando de ser la otra parroquia de Salas, con la de San Martín.

Y ya que de iglesias hablamos, en decimocuarto lugar menciono la Colegiata de Santa María la Mayor, con ese mausoleo impresionante obra de Pompeyo Leoni, donde está sepultado el Inquisidor Valdés, aparte de otras obras artísticas que atraen al turismo.

Hablé de la tierra humanizada. Esta crea, en decimoquinto lugar, conjuntos urbanos como el de la villa de Salas, que primero se llamó la Pola de Salas del Anonaya. También esas edificaciones debidas a los indianos, que destilan belleza con un fondo esmeralda en mil lugares. Y las carreteras –veremos si merece la pena desde el punto de vista paisajístico, como una nueva Carrilera, el que quizá sea un viaducto impresionante en forma de puente hacia La Espina , porque ferrocarriles nunca han llegado al Concejo, a pesar de que hubo intentos en el valle del Narcea. Asimismo están las fábricas. Ahí se encuentra el ansiado complemento fabril que han puesto en Salas, las instalaciones de Danone, que superan ampliamente lo que intentó en 1848, en plena revolución industrial asturiana, mi bisabuelo Vicente Velarde, uno más de los empresarios venidos de fuera de Asturias, esos que levantaron la región junto con los americanos, con los indianos. Es obligado citar, ahí, de nuevo, a Villazón y a los Arango.

Pero no puedo terminar sin el decimosexto elemento de belleza atractiva de Salas. Me basta el recuerdo de mis guapísimas compañeras en el Colegio Valdés –hoy las representa aquí Marujina Soto-Jove , de mis amigas en excursiones, en romerías, en reuniones en sus domicilios con algún tocadiscos elemental, para percibir que la belleza, que se mantiene, de las salenses, explica también la atracción hacia esta villa. ¿Por qué se viene aquí, a Salas, a lo que llamamos la Casa de la Condesa de Casares, el punto clave de una empresa de transportes tan importante como ALSA? Aquí tenemos hoy entre nosotros a María Victoria como prueba. Existe una belleza colectiva extraordinaria que de algún modo la describió así Clarín, en su cuento Aprensiones, en 1901:

“La hermosísima Amparo vivía, durante el invierno en una ciudad no muy alegre del centro de España; y por el verano, dejando a su marido atado a su empleo, se marchaba como una golondrina a buscar tierra fresca, alegría, allá al Norte”.

¿No sería la hermosísima Amparo, después de todo lo que se ha dicho –Leopoldo Alas no lo aclara la que viniese precisamente a Salas a competir con otras hermosísimas?
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado

Mostrar mensajes de anteriores:  

Todas las horas son GMT + 3 Horas
Página 1 de 1
Publicar nuevo tema

Cambiar a:  

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro